Sobre nosotros

Gergo Borbely

¿Cómo una botella de vino de Hungría terminó en medio de la jungla de Tailandia y cómo los vinos españoles aprendieron a bucear? Bien, soy un entusiasta del vino e instructor de buceo. Mi trabajo en el mundo del buceo me llevó a varios sitios, desde aguas tropicales del Sudeste asiático hasta las aguas cristalinas de Islandia. Buceo con tiburones, lagos volcánicos, cascadas glaciales, cuevas… Vamos, todo lo que se te pueda ocurrir. Durante todas estas aventuras, siempre he tenido dos compañeros conmigo. El primero es una botella de vino de la modesta bodega de mi padre, donde suelen salir las mejores ideas. La otra compañera es Mariona, que me hacer sentir afortunado de compartir estas aventuras y momentos especiales juntos. Una noche tras una caminata bestial en 2017, en las entrañas de la jungla tailandesa, estábamos disfrutando del último sorbo de la botella de vino que me había traído de casa. Estábamos hablando de la idea de una vida perfecta. Pasión, aventura y un hobby a la vez. Esa fue la noche donde el concepto de nuestro proyecto nació. Todo este aprendizaje, investigación y experimentación lo hemos llenado con nuestras esperanzas y sueños. Estábamos en algo grande, donde poder agarrar pasión, vino y aventura. Y así es como nació el Elixir del Mar. Tres años más tarde aún guardo como mínimo una botella de vino de mi padre en nuestra nevera para vinos. Pero a la vez, él guarda una en su cava, de nuestra bodega submarina. Ésa para esos momentos especiales. Mi misión se ha convertido en encontrar las mejores bodegas en el mundo basadas en amor y pasión; para poderles añadir ese toque de aventura y así poderlo compartir, para tener la conversación, de una vida perfecta (sea en la jungla o en casa).

Mariona Alabau Peyra

¿Cómo mi devoción por el mundo vegetal y el mundo marino se conjugaron para hundir vino bajo el mar? Sí soy ambientóloga e instructora de buceo, pero sobretodo apasionada y aventurera, tanto que todo esto me llevó a trabajar en los 5 continentes en menos de 10 años. ¿Y qué hacía en ellos? Fácil: ciencia con toda mi pasión. Dejé todo para irme a salvar y estudiar las tortugas marinas. Después de liberar miles de tortugas bebé siempre miraba al mar pensando… ¿cómo debe ser su vida, pero como es de verdad el mar…? ¡Quiero vivirlo! Y tal que… ¡imaginad el resultado! Instructora de buceo desde las aguas tropicales hasta bajo del hielo, ¡no sea que se me escape algún mar!

Y ahí va mi otra mitad de mi corazón: el reino vegetal, la agricultura y las plantas amenazadas; tanto en el litoral como en las frías cimas de más de 3.000 metros. Y como no, me encanta todo lo que se relacione con el vino, soy mediterránea ¡qué menos podríamos esperar!

Pero llega un momento que tenemos que decidir un camino, y mi alma se partía en dos, solo de pensar en renunciar a uno de mis mundos. Si el mar es el 71% de  nuestro planeta, ¿porque no puedo mezclar la agricultura en él? Y regalos de la vida que mi camino se cruzó con un buceador de Hungría entusiasta del vino. La unión hace la fuerza, y tras 3 años de pura investigación, experimentación y aprendizaje constante, nació el Elixir del Mar. Los sueños imposibles se cumplen. El mar cambió mi vida, e igual que lo hizo conmigo lo hace con el vino, y ambos evolucionamos más rápido a un futuro mejor.